fbpx

La gran importancia del packaging

Mi producto son patatas fritas.
Un supermercado cuenta con más de 50 clases diferentes de patatas fritas.
¿cómo consigo que el cliente vea mi bolsa de patatas fritas, que es la opción número 51 de la estantería?
Y si finalmente consigo que la vea, ¿cómo convenzo al cliente, que dispone de otras 50 opciones, de que la mía es la que debe comprar?

El packaging es la tarjeta de visita de un producto, la máxima expresión de su marca.

El único medio de que disponemos para influir en la compra es el packaging.

Diversas mediciones realizadas han demostrado que un producto atrae la atención del consumidor durante unos siete segundos. Un diseño gráfico confuso y la existencia de mensajes contradictorios no lograrán transmitir un mensaje que motive la compra en ese tiempo. Ese tipo de productos simplemente pasan desapercibidos para el comprador. Y si el consumidor no ve algo, no lo compra.

Los estudios más optimistas afirman que se dispone de 7 segundos para enamorar a tu cliente y que te elija frente a la competencia

Pero antes de realizar cualquier consideración sobre el diseño del envase, debemos prestar atención al producto. Ningún envase, por muy bien diseñado que esté, logrará vender un producto que el consumidor no quiere. No nos engañemos.

Las imágenes sofisticadas y los mensajes engañosos pueden motivar una primera compra, pero una vez que el consumidor descubre que el producto contenido no es lo que esperaba, nunca más lo volverá a comprar.

Todo debe encajar con la realidad y, para ello, se ha de comenzar definiendo claramente lo que se quiere lograr con dicho envase:

  • con qué producto
  • a quién va dirigido
  • en qué punto de venta
  • con qué medios
  • frente a qué competidor
  • en conjunto con qué otras actividades
  • etc.

Es necesario contar con determinada información acerca del producto y del entorno físico con el que se encontrará y, por encima de todo, un conocimiento del receptor final para diseñar la comunicación correcta.

La gran importancia del diseño del packaging

Un consumidor va a ver, sentir, tocar, escoger y comprar cientos de productos a lo largo de su vida y la elección de un producto estará condicionada, en gran parte, por la capacidad de la marca para transmitirle de forma clara y concreta que el producto que contiene el pack es todo lo que necesita, tanto en el plano pragmático como en el emocional.

Así pues, el objetivo del diseño de cualquier envase es materializar la estrategia que ayudará a vender el producto.

De nada sirve diseñar simplemente algo bonito, algo “porque queda bien”.

¿Quieres vender o simplemente exponer tu producto?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba